¿Realmente necesita Facebook un teléfono móvil?


Corren tiempos agitados para Facebook. No cesa de copar titulares por sus compras “milmillonarias” de aplicaciones de fotografía, por su accidentada salida a bolsa o por los recientes  rumores de que piensa lanzar un terminal de telefonía móvil. Todo ello en el marco de la lucha que mantiene contra el gigante Google.

De hecho, es difícil entender la apuesta de Facebook por entrar en un mercado tan ajeno a su core de negocio y tan convulso como el de la telefonía móvil si no tenemos en cuenta que su máximo rival ya lo intentó con el Nexus y,  tras un enorme traspiés, parece que vuelve a la carga con la adquisición de Motorla y la reapertura de su tienda de dispositivos (de momento con un sólo modelo de terminal a la venta).


Precisamente, la compañía de Zuckerberg debería aprender de los errores cometidos por su némesis antes de embarcarse de nuevo en esta aventura (sería la tercera vez que Facebook lo intenta). Pero lo cierto es que ya está contratando personal cualificado y con experiencia en el sector, aunque el desarrollo de un hardware tan complejo requiere tiempo y es posible que veamos cómo Facebook vuelve a tirar de talonario y adquiere alguno de de los fabricantes como RIM o HTC, con la que supuestamente estaría desarrollando un prototipo conocido como “Buffy”.

Para tener éxito en su aventura, Facebook debería hacerse con al menos un 15% de la cuota del mercado mundial de telefonía móvil. 

Algo muy difícil, a no ser que apuesten por un terminal de bajo coste y unas prestaciones aceptables, seguramente basado en Android. 

Precisamente, la posible adquisición de Ópera les permitiría matar dos pájaros de un tiro plantando cara al navegador Chrome de Google y disfrutando de su propio navegador móvil, perfectamente integrado con la red social, -en sintonía con los cambios realizados en su aplicación móvil para potenciar Facebook Messenger y Facebook Camera que también podrían formar parte de esta estrategia de desarrollo-.

La respuesta oficial de Facebook al respecto es que su estrategia pasa por convertir todos los aparatos portátiles en  “profundamente sociales”, sin mencionar proyectos específicamente destinados a imprimir su marca en dispositivos móviles:
Trabajamos con todos los sectores del móvil, con operadores, fabricantes, suministradores de sistemas y programadores de aplicaciones con el fin de aportar fuertes experiencias comunitarias en internet a más personas en el mundo.
Así de revuelto está el río y yo aprovecho para preguntar: ¿Realmente necesita Facebook un teléfono móvil? ¿Debería emplear ese esfuerzo y ese capital en mejorar otras funcionalidades como, precisamente, sus aplicaciones móviles?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes