Una docena de mitos de la ciencia desmontados


“Científicamente probado, agua baja en calorías”. Ya sé que algunas afirmaciones como esta (utilizada para la promoción de una marca de agua) a algunos nos pueden parecer totalmente falsas según las escuchamos, ya que sabemos perfectamente que el agua no aporta ni una sola caloría al organismo. Pero para otra mucha gente, pueden suponer el principio de la creación de un falso mito científico.

Daniel Closa i Autet, doctor en Biología e investigador del CSIC, despacha en su libro ’100 mitos de la ciencia’ las creencias pseudocientíficas más extendidas en nuestra sociedad. Algunas, como que bañarse sin esperar dos horas después de comer puede causar un corte de digestión, encierran gran parte de verdad y sólo necesitan algunas matizaciones. Otras se han transmitido sin saber muy bien cómo surgieron, como que el avestruz esconde la cabeza cuando está en peligro. Y algunas directamente son bulos alentados por mentes conspiranoicas, como la teoría de que el hombre nunca llegó a la Luna.

¿Cuál es el verdadero origen de los mitos? Según Daniel Closa, “básicamente surgen de las ganas que tiene el ser humano de explicar el mundo que lo que nos rodea”. A veces nos inventamos algo que parece razonable y que suene relativamente científico y se va transmitiendo a lo largo de los tiempos y las personas.

Basados en la creencia popular, existen una gran cantidad de falsos mitos de la ciencia, entre los que se encuentran algunos de los siguientes:

1. Solamente usamos el 10% de nuestro cerebro

Esta creencia tiene su origen en la funcionalidad del cerebro, ya que no todo este órgano está destinado a pensar y a sentir. Tiene otras funciones, como las biológicas, pero no hay ninguna parte inactiva. El cerebro, al igual que el resto del cuerpo, está preparado para hacer el trabajo necesario cuando haga falta y solo cuando haga falta. Pero, para conseguir esto, lo usamos todo.

De todos modos, este mito seguirá con buena salud. La mayoría de los parapsicólogos, videntes y otros amantes de lo paranormal (vamos, lo que se dice magufos) tienen en él una justificación excelente. De esta manera pueden decir que sus poderes los obtienen de aquel 90% de cerebro que el resto no usa y que ellos han aprendido a dominar. Pero sobre todo se mantendrá porque a todos nos gustaría disponer de un potencial así, ya que reconforta pensar que un día podemos despertar con unas capacidades mentales sobrehumanas.

2. La memoria de los peces solo dura unos pocos segundos

Puede que los peces no tengan una memoria como los humanos, pero igual que cada tipo de animal tiene un tipo de memoria diferente, cada tipo de pez tiene un tipo de memoria diferente. No es cierto que los peces en general, olviden lo que ha pasado hace 2 o 3 segundos, de hecho, se puede entrenar peces para hacer determinadas tareas

Con la película “Buscando a Nemo”, esta creencia se agravó gracias a que todo el mundo recuerda lo que le pasaba al personaje de ‘Dori’, que olvidaba lo que le acababa de pasar en el segundo anterior. Pero qué demonios, ¿acaso a Nemo y a los demás peces de la película, les pasaba lo mismo? :P

3. El frío es la causa de los resfriados


En la Antártida, el Polo Norte o en alta montaña, puedes morir congelado sin resfriarte y sin embargo, en verano podemos resfriarnos sin estar expuestos a bajas temperaturas (a excepción del aire acondicionado)

El responsable último de un resfriado (enfermedad infecciosa), es siempre un virus. Una de las primeras defensas son los mocos, una sustancia pegajosa en la que quedan atrapados la gran mayoría de virus que respiramos. El moco recubre la superficie de las vías respiratorias para limpiarlas del polvo, los virus y las bacterias que vamos inhalando. Y actúa como una capa en movimiento. En la superficie de las células de la tráquea hay un tipo de “pelos” (denominados cilios), que van latiendo rítmicamente. Este movimiento hace que el moco se vaya desplazando lentamente hacia arriba, hasta que llega al cuello y es tragado. De manera que el destino final de los virus suele ser terminar pegados en una pasta de mocos y acabar digeridos por el ácido del estómago.


Pero resulta que con el frío, el movimiento de los cilios se ralentiza, haciendo que la capa de moco se mueva más despacio, lo que concede a los virus del resfriado mucho más tiempo para alcanzar la superficie de las células. Por lo tanto, el frío únicamente puede facilitar el camino a los virus en el camino hacia los pulmones.

4. Si todos los chinos saltaran al mismo tiempo, la tierra temblaría

Seguro que has oído esta afirmación alguna vez, o en su defecto algunas otras versiones, como que cambiaría el sentido de rotación de la Tierra o que la Tierra se saldría de su órbita. Es una frase basada en una afirmación del líder chino, Mao Zedong como advertencia a los demás países, especialmente a americanos y rusos, del potencial de China.

Bastaría con poner de acuerdo a todos los chino del mundo para que saltaran al mismo tiempo, para ver si realmente esto ocurre o no ocurre. Como esto es bastante complicado, mediante unos relativamente sencillos cálculos matemáticos, y utilizando como datos el peso aproximado de toda la población los china y la masa de la tierra, esta teoría quedaría desmontada.

Todos los chinos del mundo pesarían 100 billones de veces menos que la tierra, por lo que quedaría demostrado que el salto de todos los chinos que viven sobre la faz de la tierra, provocaría el mismo efecto que el de una mosca saltando sobre un barco.

5. Los cactus absorben las radiaciones que emiten los ordenadores

Es cierto que se comprobó que los cactus, cuando se irradiaban con rayos gamma, resistían más que otro tipo de plantas sin presentar mutaciones. Es por esto que una frase como ‘Los cactus aguantan bastante bien las radiaciones’ pudo haber generado la creencia popular de que los cactus tenían alguna cualidad especial para absorber cualquier radiación del ambiente, incluidas las que emiten los ordenadores.

Por lo tanto, los cactus absorben solo las que van a ellos y no las emitidas al ambiente en general. Los cactus quedan muy monos al lado de nuestro ordenador, pero nada más.

6. La homeopatía es una alternativa a la medicina

La homeópatía podría ser una buena alternativa a la medicina hace dos siglos, cuando la medicina, tal y como hoy la conocemos, estaba aún en pañales y se cometían auténticas barbaridades con su práctica.

Es cierto que el efecto placebo funciona perfectamente, al igual que su efecto contrario, el efecto nocebo, pero esto no implica que se puedan curar enfermedades olvidando todo lo que el hombre ha aprendido sobre Biología, Física o Química a lo largo de los años y recurriendo a veces a la pseudociencia en nombre de supuestos remedios naturales.

7. El agua del fregadero gira a la inversa en el Hemisferio Sur

Es cierto que el Efecto Coriolis hace que los líquidos tengan tendencia girar en un sentido en el Hemisferio Norte y en el contrario en el Hemisfero Sur, pero este efecto solamente se aprecia cuando ocurre en diámetros de varias decenas de kilómetros, como por ejemplo en huracanes, tornados, borrascas o anticiclones. Por lo tanto, el agua del fregadero en el Hemisferio sur, no gira al revés que en el Hemisferio Norte.

La gente que dice haber visto girar a la inversa el agua al introducirse por el desagüe del fregadero, en países del Hemisferio Sur como Brasil o Argentina, ¿realmente lo ha visto o cree que lo ha visto?. En realidad cualquier mínima imperfección de un fregadero puede hacer que el agua se desvíe en uno u otro sentido.

8. No hay que despertar nunca a un sonámbulo

Seguro que has oído esta frase más de una vez, incluso por parte de tu madre si tu hermano era sonámbulo, como era mi caso. La creencia dice que despertar a un sonámbulo puede incluso causarle graves perjuicios e incluso la muerte. Nada más lejos de la realidad, ya que si se despierta a un sonámbulo, como a cualquier persona que esté dormida, se asustará, pero nada más.

Un sonámbulo puede llegar incluso a bajar escaleras, lo cual si que realmente puede llegar a ser peligroso. Si ocurre esto, sería mejor guiarle para que no lo haga antes que dejarle actuar por miedo a despertarle.

9. Si te tragas un chicle, tardarás 7 años en digerirlo

Esta frase seguro que la has escuchado alguna vez y ha originado un mito totalmente falso, ya que un chicle hace el mismo recorrido que el resto de alimentos que ingerimos y sufre el mismo proceso, por lo tanto, es evidente que no se tardará 7 años en ser digerido.

10. Si tocamos una ortiga aguantando la respiración, no nos picará

Estas plantas tienen la superficie cubierta por células que contienen unos diminutos pelos microscópicos llenos de sustancias urticantes, principalmente ácido fórmico. Estos pelos son relativamente rígidos y frágiles, de manera que cuando se toca la planta fácilmente se clavan en la piel, inyectando el líquido que contienen y que es el que dará lugar a la irritación e incluso a la formación de ampollas en la piel. Ortigas, hay de dos tipos: la Urtica dioica es mayor, puede medir más de un metro de altura y si la tocamos pica, pero menos que la Urtica urens, de menor tamaño, pero de picadura más intensa. Es decir, todas las ortigas pican.

Esta creencia podría estar basada en que cuando se aguanta la respiración, se genera algún cambio fisiológico que interfiere en la sensación de dolor, ya que cuando paramos de respirar voluntariamente ejercemos una cierta presión sobre los músculos de la caja torácica. Esto podría causar un ligero aumento de la presión sanguínea, o tal vez alterar la manera como los nervios envían sus impulsos, o hacer alguna otra cosa que nos evitara notar el pinchazo de la ortiga.

Como ejemplo, un experimento que hicieron en una escuela como trabajo de investigación, donde los alumnos tenían que tocar una planta aguantando la respiración y describir si picaba o no. Esto lo hacían con los ojos vendados, de manera que ignoraban si lo que tocaban era una ortiga u otra planta. Y los resultados fueron contundentes. Aguantar la respiración no evitó en ningún caso la sensación de escozor.

11. Hay que cortar las puntas del pelo para que crezca más fuerte

La raíz de un pelo, no tiene ni idea de lo que le ocurre a una estructura muerta, como es el extremo del pelo. 

Por lo tanto, a la raíz del pelo, que es la encargada de su crecimiento, no le llega ninguna información de lo que pasa en la punta.

12. Si algo cae al suelo, tarda 5 segundos en contaminarse

Esta creencia es muy popular en USA y puede que todavía no se haya instalado con fuerza en otros países, pero como todo lo americano, acabará llegando. Existe la creencia de que si un objeto cae al suelo, como por ejemplo un alimento, este tardará 5 segundos en contaminarse y que si se recoge antes de que se cumpla esta llamada ‘Regla de los 5 segundos’, los microorganismos como las bacterias, no llegarán a contaminarlo.


Esta denominada regla de los 5 segundos, queda incluso retratada en alguna serie nortemaericana de televisión, como Anatomía de Grey, donde en algún episodio un riñón que está a punto de ser trasplantado cae el suelo y todos los médicos gritan, rápido cójanlo antes de 5 segundos…


Este post está basado en una entrevista que concedió recientemente Daniel Closa al programa ‘La Ventana’, presentado por Gemma Nierga en la cadena Ser. En el libro de Daniel, aparecen reflejados una gran cantidad de mitos de la ciencia, hasta llegar a 100. Leer su libro, puede ser una buena oportunidad para desmontar el falso mito de que la ciencia es aburrida y demostrar que una lectura basada en la ciencia puede ser amena y formativa al mismo tiempo.


Imagen destacada cortesía de “lapolab” via photo pin cc

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Los mejores limpiadores de malware para Windows