El marketing ágil es el futuro para la publicidad digital



Durante años el marketing digital y el branding tradicional han vivido en universos paralelos. El marketing digital es cada vez más rápido, más flexible y más complejo, mientras que la gestión de marca trabaja en periodos de tiempo más extensos, crea estrategias cuidadosamente diseñadas y establece las reglas y las líneas de acción a seguir. Pero en el mundo actual las dos disciplinas son cruciales y, con el potencial de las redes sociales y la emergencia del marketing ágil, el branding y el marketing digital están condenados a entenderse, y afrontar las nuevas oportunidades juntos para lograr mucho más.

Para conseguir una relación colaborativa entre los dos ámbitos hay que determinar en qué punto coinciden, cómo se puede hacer que los procesos sean más efectivos, cómo se pueden integrar ambos sistemas, y cómo se puede lograr que los brand managers se han más digitales mientras que el marketing digital ve los sistemas de gestión de marca como una ayuda y no un obstáculo. La solución está, por tanto, en lograr que el brand management evolucione con la ayuda del marketing digital, manteniendo los sistemas de gestión de marca pero integrando la moderación en redes sociales e inculcar una disciplina de marketing de agilidad.

El branding puede tener un poder increíble. Con una marca fuerte se consigue preferencia en los clientes, pedir un precio más elevado por el producto, o fidelizar clientes. Pero no hay que olvidar que las marcas son el recurso vivo de las empresas y, por tanto, tienen que alimentarse y gestionarse constantemente. Una realidad que ha provocado que se creen sistemas de gestión de marca, también digitales, con portales online internos por ejemplo.

Pero el brand management también tiene que enfrentarse a varias limitaciones. Y es que todavía no se ha encontrado su papel en las redes sociales y, aunque las empresas y los clientes se están comunicando a través de estos canales, la relación fundamental entre marcas y audiencias ha cambiado radicalmente. Una situación que afecta a todos los aspectos de estrategia y desarrollo de marca y que obliga a integrar el input de los consumidores dentro de la propia organización empresarial. Por otro lado, los sistemas de gestión de marca ya no son eficaces. Y es que se crearon para marcas estáticas o campañas en medios masivos, pero la naturaleza dinámica y orgánica del marketing digital está alterando todo esto, principalmente porque es difícil, si no imposible, recopilar, organizar y manipular cada elemento infinito de una campaña digital.

¿Qué hay que hacer? Combinar la moderación en redes sociales con un sistema de gestión de marca. Aprovechar el potencial y la rapidez que ofrece la moderación en redes sociales con programas de social media que involucren a toda la organización o que se desarrollen a tiempo completo y para ello se requieren profesionales entrenados, con capacidad para actuar y apasionados sobre su especialidad para participar de forma proactiva en las conversaciones en Facebook, Twitter o LinkedIn pero siempre a favor de la marca.

Las redes sociales han dado a las marcas voz, pero también oídos, dando lugar al brand management en tiempo real. Pero, además, se logra cerrar la brecha entre los brand managers y los digital marketers poniendo ambas disciplinas a trabajar en conjunto y bajo el mismo objetivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010