Cowbird: el arte de contar relatos

Si leemos que Cowbird es una “nueva plataforma para publicar contenidos online”, lo primero que pensamos es “¿para qué?”, si conocemos mil servicios que nos permiten exactamente eso, ¿para qué querríamos otra? Y justamente en los detalles están las grandes diferencias. Cowbird pretende recuperar los relatos, las historias que todos tenemos para contar, no desde un punto de vista de la actualidad, algo que ya hacen, y muy bien, sistemas como Facebook y Twitter, sino desde la experiencia reposada y desde las vivencias personales de cada uno. Y esto vale muy bien tanto como para historias que compartimos con nuestros seres más cercanos, como experiencias que cuentan como testimonio de la actualidad de la sociedad en la que estamos.
A la anécdota de un momento de aquel 11 de septiembre de una niña en primera persona se unen a otros relatos (It’s sticky in here o simplemente pensamientos, donde Cowbird parece poner en nuestras manos una herramienta perfecta para contarlos a una comunidad de lectores que ya no buscan las últimas breaking news, sino simplemente una historia de esas que todos tenemos para contar. A veces simplemente nos falta encontrar el espacio para que salga.

Cowbird trabaja con lo que llama Sagas: que serían como áreas donde un tema es propuesto para que alrededor de ellos se cuenten las vivencias y los testimonios. Por ejemplo la saga “Occupy” reúne las historias de las personas que en el 17 de septiembre de 2011 plantó un campamento en el Zucotti Park y llamó a otros a que se les unieran. La saga “First Loves” reúne, cómo no, esas historias que los enamorados no se cansan de contar.


Los relatos nos atrapan desde la primera toma de contacto, porque empiezan con una gran foto a toda pantalla. El diseño es muy inteligente y nos deja perdernos en todas esas historias. A cada una de las publicaciones podemos darles visibilidad pública o privada. taggearlas, indicar su lugar y fecha, y se relacionarán a su vez con otras historias. Tenemos, como era de esperar, botones para dar like, compartir todo esto en redes sociales (Twitter, Facebook, Tumblr, StumbleUpon y más), y podemos dedicar nuestras historias a alguna persona especial. Cowbird también ofrece estadísticas, y por defecto todas las historias están bajo licencia Creative Commons.

Lo que me gusta mucho de Cowbird es que permite crear artículos realmente multimedia, porque nos da la posibilidad de incorporar además de texto y fotos, sonido, subtítulos, maps, crear relaciones entre personas y personajes. Cowbird fue lanzado en enero de 2012 y aún sólo es posible acceder mediante invitación, que se puede pedir en su sitio web.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes