Lendle, presta y toma prestados libros electrónicos de Kindle


Una de las muchas preguntas que nos podemos hacer cuando acabamos de comprarnos un Kindle o un lector de libros electrónicos es si podemos continuar con nuestras costumbres “analógicas”. Una de estas costumbres es, por supuesto, prestar libros. O intercambiar libros, tomarlos prestados de una biblioteca, etc. Aunque no es algo simple de hacer (nos podemos pasar libros entre conocidos), el verdadero problema llega cuando queremos un libro pero no lo podemos encontrar en ninguna parte. Para eso, podemos recurrir a la comunidad de lectores. Una excelente forma de hacerlo es a través de Lendle, un servicio de préstamo de libros en formato Kindle.


Lendle es muy fácil de usar y tiene varios diferenciales que la hacen única. Por ejemplo, cuando somos “buenos samaritanos” y prestamos nuestros ebooks, vamos ganando puntos que luego se pueden canjear por gift cards para Amazon. Lo que quiere decir que cuando prestamos una determinada cantidad de libros, podemos ser remunerados por ellos. Aclaramos que no se trata de algo automático: nosotros hacemos el pedido de un libro en particular, Lendle se contacta con los usuarios registrados en la base de datos que lo tienen –y no lo tienen prestado por el momento- y luego de un tiempo, que generalmente es de un par de días dependiendo de la disponibilidad, lo tenemos para leer.

Si no tenemos una cuenta en Lendle es muy fácil crearla: podemos sincronizar nuestras cuentas de Facebook o Twitter para crear una, o podemos hacerlo desde 0. Recomiendo sincronizar dado que nos brinda más funcionalidades sociales. En una página especial podemos crear nuestro nombre de usuario, una URL personalizada, y más. Ahora bien, podemos usar cualquier correo electrónico, no solamente el de Kindle. Cuando terminamos de hacerlo, la página nos pedirá que seleccionemos cuáles son los libros en formato Kindle que tengamos. Los podemos ir buscando a través de la barra de búsqueda.

Lo bueno de Lendle es que es muy fácil de navegar y de comprender –en seguida nos damos cuenta que no podemos prestar absolutamente todos los libros debido a derechos de las editoriales, lo que no está tan bueno pero tiene algo de mínimo sentido- y, además, tiene funcionalidades de comunidad. No solamente nos podemos prestar libros, sino que además podemos crear y participar de clubes de lectura sobre diferentes temáticas y autores.

Cuando ingresamos a la página de un libro, tendremos una foto de la portada, un botón para comprar, otro botón para afirmar si lo tenemos o no, y un aviso especial para ver si se puede prestar o no. Por ejemplo, en el caso de El Señor de Los Anillos, por motivos editoriales no se puede prestar, pero sí podemos decir que lo tenemos y lo hemos leído:


Aquí en el caso de Catching Fire, una de las populares novelas de Los Juegos del Hambre, no tenemos problema para pedirlo prestado:


En el panel lateral vamos a encontrar las estadísticas que nos indican cuántas personas lo tienen, cuántas copias están disponibles para ser prestadas, cuántas se han pedido y otorgado, y otros detalles –solamente estamos enumerando los más importantes.

Otra cosa interesante son los soundbites, reseñas habladas que podemos dejar en cada uno de los perfiles de los libros.

Lendle me ha hecho acordar mucho a GoodReads, una especie de red social para lectores de la que participo hace bastante y me gusta mucho. La diferencia crucial está en las funcionalidades que claramente mencionamos, el préstamo y la posibilidad de obtener gift cards de Amazon por nuestro trabajo de buenos samaritanos. En definitiva, las funcionalidades comunitarias son muy parecidas pero estas dos cosas le dan un valor diferencial importante a Lendle.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes