¿Se considera un perdedor? No se preocupe, quizás la culpable sea su desbordante creatividad



Si en el colegio siempre era el último en ser elegido para los equipos de fútbol o el que nunca conseguía a la chica guapa, puede dejar de preocuparse. Investigadores de las universidades John Hopkins y Cornell han encontrado recientemente que las personas socialmente rechazadas también pueden ser las más creativas.

Este estudio se publicará próximamente en el Journal of Experimental Psychology, y se titula “La ventaja exterior: ¿puede el rechazo social potenciar la creatividad?”. Este ha encontrado que las personas que tienen un fuerte concepto de sí mismos, esto es que son más independientes mentalmente, también son más creativas como consecuencia del rechazo. “Nos inspiramos en las historias de individuos muy creativos, como Steve Jobs o Lady Gaga” dice la autora del estudio, la profesora de Hopkins Sharon Kim. “Nosotros queríamos encontrar un resquicio de luz y esperanza entre toda la prensa sobre el rechazo y la intimidación. Existen algunas ventajas sobre ser diferente.”

El estudio se basó en 200 estudiantes de Cornell, y se dispuso a identificar la relación entre el concepto que el individuo tiene de sí mismo y su nivel de creatividad. Primero, Kim probó la fuerza del auto-concepto de cada estudiante mediante la valoración de su ‘necesidad de singularidad’. En otras palabras, como de importante es para cada individuo sentirse separado de la multitud. A continuación, a los estudiantes se les decía que habían sido incluidos o rechazados de un hipotético proyecto en grupo. Y finalmente se les pedía algo simple pero muy creativo, dibujar un extraterreste de un planeta diferente a la tierra.

La creatividad se tenía en cuenta según las características humanas que incluyese el dibujo. Por ejemplo, situar los dos ojos a su misma altura con la nariz en medio no sumaba puntos, pero si por el contrario había dibujado tres ojos juntos en mitad de la cara, esto se consideraba más creativo.

Con esto, Kim encontró que la gente que tenía un fuerte concepto de sí mismos y eran rechazados fueron capaces de dibujar extraterrestres más creativos que los del otro grupo, incluyendo la gente que a pesar de tener un alto concepto de sí mismo habían sido aceptados. “Si usted está en un estado mental en el que no le importa lo que piensen los demás, está abierto a ideas que quizás no tendría en cuenta si estuviera preocupado por lo que los demás piensan sobre usted.”

Aunque esto parece ser una conclusión muy obvia, Kim señalo que la mayoría de las empresas no tienen el valor y la independencia que cabe esperar de ellos. “Los beneficios de ser diferente es un mensaje que no todo el mundo está captando”.

Pero también se ha descubierto algo inesperado. La gente con un débil concepto de sí mismos pueden ser más influenciados por los demás y, así girar hacia una mente más creativa. En una parte del estudio se les pedía a los estudiantes leer una pequeña historia en la que todos los pronombres eran o singular o plural. Después se continuaba con la historia sobre si habían sido rechazados o aceptados y se les pedía dibujar los extraterrestres.

Kim encontró que todos los estudiantes que leyeron historias con los pronombres singulares y que fueron rechazados eran más creativos, incluso los que en un primer momento tenían un débil concepto de sí mismos.
Estos hallazgos no prueban que se pueda enseñar a alguien para que tenga un fuerte concepto de sí mismo, pero si sugiere que se puede crear un entorno profesional que facilite la independencia y la creatividad.
“He leído numerosos artículos sobre como las empresas quieren gente creativa” dice Kim. “Pero me parece que todas las empresas quieren candidatos de las mismas escuelas, con el mismo historial y las mismas experiencias“. Kim espera que su estudio tenga algún impacto en como las compañías piensan en quien contratar, como pueden retener a los individuos más creativos y como pueden incrementar el pensamiento creativo entre sus empleados.

En todo esto hay una ironía. Si la creatividad depende del rechazo, entonces las compañías querrán hacerlo más difícil para los empleados a título individual, no menos. Pero Kim no parece preocupada por ello sin embargo. “Incluso en una compañía en la que se sientan completamente felices, están repletos de oportunidades para ser rechazados” dice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010