Qué es y para qué sirve Google Tag Manager

Volvemos al universo –decir mundo nos queda chico- del marketing digital. En el día de hoy vamos a hablar de Google Tag Manager, una herramienta relativamente novedosa que el gigante de los buscadores ha presentado para los usuarios que trabajan en marketing online pero que no tienen el conocimiento necesario para la implementación de tags en sus sitios. Por eso, vamos a hacer un recorrido primero separando este post en 2 partes. Una de ellas habla sobre la razón de ser de Google Tag Manager, mientras que la otra nos cuenta para qué podemos usarla en nuestro trabajo diario.

¿Qué es?

Cuando fue lanzado Tag Manager también se presentó un video de acompañamiento que explica bastante bien el funcionamiento y el propósito de la herramienta:


Para los que no saben inglés, es simple: las etiquetas que usamos en nuestro sitio nos ayudan a optimizar nuestro posicionamiento en buscadores, planear campañas de SEM, y medir el tráfico que llega a nuestra web. Muchas veces tenemos que cambiar dichas etiquetas en el FTP del sitio, y para hacerlo tenemos dos opciones. O pedirle a nuestro diseñador web o programador que se encargue, o hacerlo nosotros mismos. Para los que generalmente tienen que ir con la opción 2, Google Tag Manager debería solucionarles las vidas.

Al no implementar las etiquetas correctamente en el sitio, lo que estamos haciendo es retrasar las campañas –por ejemplo- que estamos a punto de lanzar, por lo que este debería ser un trabajo rápido. Imaginemos todo el tiempo que podemos perder en un ida y venida de correos electrónicos con un programador sobre la implementación de un código. Me ha pasado, y hasta se puede perder dinero.

¿Para qué sirve?

Google Tag Manager nos devuelve el control de nuestro código de una forma rápida, gratuita e intuitiva. Lo que hace es permitir el agregado o la edición de las etiquetas directamente desde Tag Manager en lugar de ingresar al código del sitio en sí, también reduciendo la cantidad de errores que se puedan llegar a cometer. Así, el deploy se puede hacer más rápidamente sin necesidad de tener que involucrar a terceros.

¿Cómo usarlo?

Lo bueno es que no necesitamos tener mucho conocimiento para poder comenzar a usarlo. Nada más tenemos que tener una cuenta de Google –lo más probable es que ya la tengamos- para poder crear una cuenta en Tag Manager. Luego, para usarlo, tenemos que seguir estos pasos.
  • Crear un container o un contenedor para el sitio web que estemos administrando. El contenedor será lo que tenga en su interior todas las etiquetas que estén usadas en el sitio. Aunque puede estar definido en más de un dominio, es recomendable que sea únicamente para uno solo.
  • Insertar el código de Google Tag Manager en nuestro sitio web –será provisto por la misma herramienta una vez que hayamos llegado este paso-. Este pedazo de código se tiene que pegar en todas las páginas de nuestro sitio, debajo de la etiqueta <body> del HTML.
  • Una vez que hemos insertado el código ya podemos administrar las etiquetas directamente desde Tag Manager.
  • Para crear una nueva etiqueta, se tiene que hacer clic en el botón de Nuevo que se encuentra en la barra superior. Lo mismo para editar una etiqueta existente.
Como podemos ver, es algo muy simple. Si recién comenzamos a administrar un sitio web y queremos tener más dominio sobre las publicidades y campañas que están corriendo, es una herramienta ideal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux