Las marcas empiezan a confiar en la semiótica para no fallar en sus estrategias de branding


A la hora de elegir un nombre para un producto o servicio las marcas habitualmente han enmarcado las opciones en base a respuestas a cuestiones prácticas y clave. El problema es que pocas veces se ha tenido en cuenta que estos nombres sean memorables, que los clientes puedan hacerlo suyo o estén relacionados con el significado global de la oferta.

Si todo esto ya es complejo de por sí, hay un aspecto más que es esencial: el porqué de todo, la razón por la que los consumidores aprueban o rechazan una proposición de marca, y las asociaciones más profundas con ese nombre que dan forma a las respuestas más instintivas y emocionales. Y la solución para estos quebraderos de cabeza se encuentra detrás de una sola disciplina: la semiótica.

La semiótica es un campo de estudio con apenas un siglo de historia que permite romper el código de las percepciones visuales y verbales, y ofrece un marco general de coherencia. En el branding, donde la semiótica está empezando a dar sus primeros pasos, puede utilizarse para guiar las elecciones estratégicas, ayudando a las marcas a encender cómo funciona la comunicación en un sistema que no nos es familiar. Además, las marcas están empezando a confiar más en esta disciplina a medida que se adaptan a nuevas realidades globales y digitales.

Y tiene sentido: la semiótica va más allá de las fronteras, descifra códigos multiculturales e identifica estrategias clave que finalmente desembocan en el mejor nombre posible para un producto.

A la hora de entrar en un mercado y establecer presencias lejos de sus fronteras, una marca puede tener éxito si su nombre es cohesivo con su estrategia al mismo tiempo que entona con la sensibilidad local. Y es que la mayoría de las marcas encuentran que la adaptación estratégica, lingüística y cultural es básica a la hora de salir fuera. De hecho, la semiótica a veces ayuda a encontrar una asociación perfecta, como la de Coca-Cola que, al traducir su nombre literal al mandarín significa “bebida sabrosa” o “sabrosa y feliz”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux