Consejos y herramientas para una mejor gestión de nuestros marcadores

Los marcadores del navegador pueden ser una excelente herramienta productiva. No solamente podemos acordarnos de enlaces que queremos visitar en el futuro, sino que además podemos tener más a mano las webs que visitamos diariamente. Sin embargo, no todos aprovechan los marcadores de la mejor forma. Por eso, hoy haremos un repaso de los mejores consejos y herramientas para aprovechar los marcadores del navegador. Les recordamos también que unas semanas atrás presentamos una lista muy útil con herramientas para una mejor gestión de marcadores, que no se pueden perder.

marcadores

Hace algunas semanas, de hecho, hablamos sobre Ox for Chrome, una extensión para el navegador de Google que nos recuerda cuáles son las páginas que hemos marcado dentro del browser para que no olvidemos visitarlas cuando tenemos tiempo. Su propuesta es muy interesante, sin embargo, no es la única alternativa que tenemos en Internet. A continuación veremos algunas, así como también las mejores maneras de usar nuestros marcadores.

Las herramientas

Además de Ox for Chrome, tenemos otras herramientas muy prácticas. Creo que vale la pena mencionar a Pocket, aunque no sea una herramienta para gestionar marcadores, pero sí nos ahorra espacio en el navegador cuando decidimos guardar un enlace en Pocket para leerlo más tarde. En este sentido, también Evernote puede ser muy práctico para guardarnos enlaces, capturas de pantalla, y demás. De hecho, Evernote es un excelente complemento de navegación.

Más allá de estos programas que hemos mencionado en numerosas oportunidades, tenemos otras herramientas para aprovechar los marcadores del navegador. A continuación mencionaremos tres, que tienen una dinámica muy similar a las anteriores, y que nos permiten acordarnos de los marcadores que tenemos guardados. Si nos acordamos, quiere decir que podemos leerlos y usarlos, y hasta eliminarlos, para poder gestionar nuestros marcadores de una manera más eficiente. Comenzamos, entonces.
  • ReminderBear: con esta herramienta nos encotramos con una alternativa a Ox for Chrome muy viable. Lo que hace esta extensión es permitirnos programar recordatorios para visitar los marcadores que hemos guardado durante el día. Podemos recibir recordatorios por correo electrónico que pueden ser muy prácticos para los más olvidadizos. También podemos tener notificaciones dentro del navegador. Descargar
  • BookmarkReminder: en este mismo sentido, también podemos optar por Bookmark Reminder. Lo que hace BookmarkReminder es recordarnos cuándo fue la última vez que visitamos una página. En este sentido, es práctico para saber cuándo se ha actualizado una web que visitamos regularmente, por ejemplo, fuentes de información, blogs, periódicos, y más. Es muy simple de usar y nos permite deshacernos de marcadores que, por ejemplo, no han sido actualizados en un buen tiempo. Descargar
  • RemindThis: finalmente, una herramienta llamada RemindThis se desliga de este formato de la extensión para orientarse más a los creadores de una web. Así, con un poco de código podemos ofrecer a nuestros usuarios un reminder para visitarnos próximamente, en lugar de tener que instalar una extensión por su parte. Sin ser invasivo, es una buena idea para quienes quieran aumentar sus visitas. Descargar

Algunos consejos

Sin embargo, aunque tengamos todas las herramientas instaladas, tenemos que tener conciencia de lo que es tener un marcador. Quizás no parezca algo demasiado importante, pero podemos tener una experiencia de navegación más placentera si hacemos una gestión correcta. A continuación, les dejamos algunos consejos.
  • La medida: si guardamos 20 marcadores por día, es evidente que para el final de la semana tendremos un desastre en nuestras manos, y nada de energía para revisar todo. Es así como terminamos perdiéndonos de cosas interesantes que quizás guardamos con las intenciones de revisar más tarde. En este sentido, quizás podemos complementar los marcadores con una herramienta como Pocket, que nos permite guardar artículos y otros contenidos para poder revisarlos más tarde.
  • Revisión de nuestros marcadores: en relación con el punto anterior, y también con las tres herramientas que reseñamos hace algunas líneas, necesitamos revisar nuestros marcadores asiduamente para eliminar los que ya no nos sirven, y para volver a ver aquellos que sí nos interesan o que tienen una cierta utilidad. En este sentido, lo más práctico es preguntarnos a nosotros mismos si vale la pena guardar el marcador. Si no podemos darnos casi de forma instantánea una respuesta, entonces tiene que irse.
  • Asigna los nombres correctos: otro de los grandes problemas que podemos llegar a tener cuando usamos muchos marcadores es tener nombres que no identifican bien el enlace. Por ejemplo, es más simple ponerle “Gmail” al marcador de Gmail que dejar su nombre por default. Lo mismo es válido para el resto de los marcadores, aprovechando que tenemos la oportunidad de cambiarles el nombre, hagámoslo de tal forma que podamos identificarlos fácilmente.
  • Crea carpetas: las carpetas también son una buena forma de manejar nuestros marcadores. Podemos crearlas rápidamente y organizar de acuerdo con temáticas, eventos o fechas, lo que sea que necesitemos. Eso sí, dentro de una carpeta también vamos a tener que hacer una administración efectiva, y no olvidarnos de lo que tenemos adentro, que también suele ser uno de los problemas más habituales.
  • Acorta los nombres para ahorrar espacio en la barra: este es uno de mis trucos favoritos en Google Chrome. Cuando vamos a renombrar uno de los marcadores, simplemente eliminamos el texto para que quede solamente el favicon. Esto puede ser muy práctico para los marcadores que tenemos en la barra principal y que usamos todos los días. Por ejemplo, esta es mi barra de marcadores con las herramientas que más uso, y que me ocupan poco espacio para poder seguir sumando marcadores.
marcadores chrome

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010