La importancia del método KISS en redes sociales

Vamos a plantear una situación que vemos seguido en Facebook y en otras plataformas sociales: leemos la publicación de una marca, y nos encontramos con que es tan larga como un libro. De hecho, tenemos que pasar unos minutos leyendo, y hasta tenemos que abrir otro enlace para poder continuar. A menos que el tema nos interese demasiado, lo más probable es que abandonemos el post pronto para movernos a cosas más sencillas. ¿Dónde está el impacto? Ciertamente no en esa publicación. Por eso, hoy vamos a recordar la importancia del contenido breve y efectivo, y por ende, hablaremos del método KISS en redes sociales.


Si bien KISS nos recuerda inmediatamente a la banda capitaneada por Gene Simmons, aquellos fanáticos de la resolución de problemas lo interpretarán correctamente como el acrónimo de keep it short and simple. En algunos casos, también se interpreta como keep it short, stupid o keep it short and stupid. Y hay muchas variaciones más. La traducción de esto, sin embargo, es que tenemos que mantener las cosas sencillas, simples y cortas, sobre todo en redes sociales.

El principio KISS fue originado en la década de 1960 por un ingeniero de la marina de los Estados Unidos, Kelly Johnson, quien buscaba que su equipo pudiese desarrollar un método de reparación para los mecánicos promedio que se encontraban en situación de combate. Soluciones sencillas a problemas técnicos que podrían considerarse avanzados, para que puedan ser reparados rápidamente sin ningún entrenamiento previo. Si queremos aplicar el método KISS en redes sociales, lo podemos pensar de esta forma: lo que estoy diciendo en 100 caracteres, ¿lo puedo decir en 50? Si es así, es preferible escribir menos y decir más.

Por supuesto, esto es mucho más complicado de lo que parece. El contenido corto es importante en redes sociales. Pensémoslo primero desde una perspectiva de publicidad. Si queremos impulsar una publicación que tiene una existencia previa en una fanpage, es preferible que dicha publicación tenga una longitud de 90 caracteres. Textos más largos serán recortados por la plataforma y no tendrán el impacto buscado. Los 90 caracteres son el estándar para los Social Ads de Facebook, y si podemos comunicar efectivamente en este formato, ¿por qué no aplicarlo también a nuestro contenido en el Timeline?


El método KISS en redes sociales también nos puede ayudar a aumentar nuestro engagement. Queremos que nuestros usuarios interactúen con las publicaciones que hacemos, que dejen comentarios, que las compartan. Quizás, lo que queremos decir hasta puede estar dentro de la imagen, y no en el copy. Lamento caer en algo tan trillado, pero lo bueno, si breve, dos veces bueno. Es preferible gastar menos caracteres y tener un mensaje más efectivo.

¿Cómo podemos lograrlo? Creo que la aplicación del método KISS en redes sociales toma tiempo, porque estamos acostumbrados a otro tipo de escritura. Quizás, conviene ponernos una meta semanal en el desarrollo de contenidos. Por ejemplo, esta semana no podemos desarrollar publicaciones que tengan más de 300 caracteres. La próxima semana, que no tengan más de 200. Y así sucesivamente, hasta encontrar un número en el que nos encontremos más cómodos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes