CrossOver, ejecutando aplicaciones de Windows en Linux de manera sencilla


CrossOver
Siendo usuario de Linux, me he visto abocado en alguna que otra ocasión a ejecutar una aplicación que únicamente estaba disponible para Windows. Y en temas de emulación, sólo dispondremos de varios paquetes para utilizar. CrossOver es uno de los proyectos más prometedores, y el que ha llegado recientemente a su versión 13.2. Que no os engañe su numeración, ya que integra diversas novedades que permitirán que emular programas sea una tarea mucho más sencilla.
Para empezar, tenemos que decir que el proyecto está basado en la versión 1.6.2 de Wine, otro de los emuladores disponibles para distribuciones Linux. No obstante, CodeWeavers ha estado trabajando durante las últimas semanas para conseguir que las diferentes características que se integran sean más fáciles de utilizar. Por ejemplo, una de las novedades más llamativas es el hecho de que las instalaciones sean más sencillas, algo que agradecerán mucho los usuarios. De hecho, es una de las mayores dificultades que se encuentran.
CrossOver se centra en dos cosas. Por una parte, que podamos instalar fácilmente aplicaciones de Windows en distribuciones Linux. Por otra, que funcionen de manera correcta, pudiendo así utilizar la gran mayoría de características que se usarían de forma nativa. Aunque es de pago, tendremos a nuestra disposición una herramienta mucho más sencilla que otras alternativas.
CrossOver

Una versión centrada en la facilidad

Desde la compañía ya han afirmado que esta nueva versión ha tenido un cambio muy importante en la forma de instalar y emular las aplicaciones, ya que han hecho que los paquetes de los que depende CrossOver en Linux sean, también, los más importantes de los sistemas operativos Windows. Es decir, existe una mayor compatibilidad, consiguiendo que las instalaciones sean más rápidas y sencillas.
Cuando iniciéis el programa, os daréis cuenta de que casi todo se nos dará hecho. Imaginad que queréis instalar Adobe Photoshop CS2. Lo único que tendréis que hacer es seleccionarla en la lista de aplicaciones soportadas (aunque existen decenas de aplicaciones que pueden ser instaladas, funcionando de diferentes formas), escoger el archivo o carpeta de instalación y, por último, darle al botón de proceder. CrossOver se encargará de casi todo. Lo único que tendremos que hacer es darle al típico siguiente, siguiente, siguiente.
También hay que mencionar que tanto la lista de aplicaciones soportadas como la de no soportadas se irá actualizando continuamente, según se vayan implementando cambios, haciendo la tarea aún más sencilla de lo que ya hemos indicado.
CrossOver

¿La versión definitiva?

CrossOver es un emulador muy interesante e, incluso, nos atreveríamos a decir que con las modificaciones que se han implementado consigue ser mucho mejor de lo que ya era. Lo malo que tiene el proyecto es que deberemos pagar por él si queremos utilizarlo siempre, aunque podemos descargar una versión de prueba gracias a la cual comprobaremos que tal se comporta con las aplicaciones que queramos emular.
Personalmente, he utilizado muchas versiones de los diferentes emuladores que se encuentran disponibles para las distribuciones Linux, y con este software me he llevado una grata sorpresa. Los procesos de instalación son bastante sencillos y no hay que recurrir a complicadas configuraciones o a la consola de comandos. También es cierto que todavía existen muchos programas que no están soportados, por lo que tendremos que darles un poquito de tiempo hasta que se puedan ejecutar sin problemas.
Podéis echarle un vistazo a la última versión de CrossOver en su página web oficial. Incluso, podréis descargar su mencionada versión de prueba, que será funcional durante un periodo de 15 días.


Vía | CodeWeavers
Más información | CodeWeavers



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Los mejores limpiadores de malware para Windows