Cómo preparé un teléfono Android antes de regalárselo a mi abuela

Mi abuela tendrá un smartphone Android. No hay vuelta atrás. Te explico cómo lo he preparado para que cuando lo encienda no vaya a tener ningún problema.

Mi abuela tiene más de 80 años y usa un viejo y robusto Nokia. Pero no tiene WhatsApp ni tampoco Skype. No tiene navegador ni juegos. No carga fotos. Ese Nokia no sirve para casi nada, excepto para llamar. Y llamar cuesta dinero. Además, tampoco es fácil de usar; lo que pasa es que es tan limitado que las posibilidades de error son mínimas.

Es por todo ello que he decidido regalarle un Android sencillo, con su pantalla táctil, sus apps y una tarifa de datos económica, para que me pueda videollamar y enviar fotos de sus petunias. Eso sí, antes de dárselo lo he preparado a conciencia para que ella no tuviese que hacer nada ni tampoco pudiera meterse en líos. Es lo bueno de Android: se puede personalizar a placer.

1. Activar el teléfono con una cuenta Google compartida

Lo primero que hice tras el encendido fue activar Android a través del asistente de Google. Para ello, creé una cuenta de Google sobre la marcha, con una contraseña fácil de recordar. Antes de hacerlo lo consulté con mi abuela y recibí su autorización; lo cierto es que el asunto no le importó lo más mínimo, al menos de momento.

Tener los datos de su cuenta de Google me permite hacer dos cosas muy útiles: puedo instalar apps en su teléfono a distancia (desde la web de Google Play) y puedo usar el gestor de dispositivos de Android para localizar su teléfono en el mapa desde cualquier lugar. Y es que a veces las personas mayores se pierden (o pierden sus dispositivos).
Gracias a Android Device Manager puedo localizar al teléfono de mi abuela en el mapa

2. Quitar apps innecesarias y limpiar los iconos de la pantalla inicial

Una vez activado el teléfono, lo siguiente que hice fue eliminar apps preinstaladas para liberar espacio en la memoria interna. Por ejemplo, saqué la mayoría de juegos y todas las redes sociales, apps que dudo vaya a usar en el futuro inmediato. Si me preguntara por ellas, ya se las instalaría. De momento, prefiero que se familiarice solo con lo esencial.

Las apps que no podía quitar las inhabilité: es una opción muy útil a la hora de ocultar apps que vienen instaladas de fábrica. Entre otras, inhabilité o congelé la app del correo, Google Play Music y Movie Studio. Al mismo tiempo, quité todos los iconos y widgets de la pantalla inicial del móvil para despejar el “escritorio” de Android.
En Android 4.0 o superior, las apps preinstaladas se pueden desactivar así

3. Instalar una selección de apps esenciales

El tercer paso consistió en instalar apps útiles para mi abuela, pero también útiles para mí: algunas me ayudarán a gestionar el teléfono a distancia. Estas son algunas de las que he instalado:
  • AppLock, para bloquear la tienda de apps y las opciones
  • Wiser, un lanzador de apps más sencillo y limpio
  • Silent Sleep, para silenciar el teléfono por la noche
  • Torch, una linterna sin publicidad, muy fácil de usar
  • Calculator Plus, una calculadora más atractiva
  • WhatsApp, por ser la app de chat más sencilla
  • Skype, para hacer videollamadas gratuitas
Por supuesto, no solo las he instalado, sino que también las he configurado. Por ejemplo, en Skype creé un usuario y me añadí a mí mismo como contacto. Por lo que se refiere a WhatsApp, primero tuve que añadir los contactos en la agenda del teléfono.

4. Configurar a fondo los sonidos del móvil

Mi abuela no oye muy bien y el único teléfono que ha usado hasta ahora tiene una melodía clásica. Quiero que se percate de las llamadas. Por eso en el menú Ajustes > Sonido he cambiado el tono y he habilitado la vibración por defecto.

También he cambiado el sonido de las notificaciones y he habilitado sonidos y vibración para el marcado de números y los toques de pantalla. De este modo, mi abuela sabrá cuándo el móvil está reaccionando y cuándo no.
Activé todos los sonidos y vibraciones para que mi abuela tenga respuestas inmediatas

5. Desactivar bloqueo de pantalla y petición de número PIN

Lo sé, parece una mala idea. Tras pensarlo mucho, decidí que en este caso no lo es.

Android ofrece varios métodos desbloqueo de pantalla. Valoré la posibilidad de configurar un patrón o el reconocimiento facial, pero la coordinación motora de mi abuela es pobre. No quiero que se impaciente: quiero que use su nuevo móvil. Así que al final dejé Android sin bloqueo (en Ajustes > Seguridad > Bloqueo de pantalla).

Ningún bloqueo, ni siquiera deslizar. De momento, ya es mucho que sepa encenderlo...
Para facilitar todavía más el acceso al teléfono, en Ajustes > Seguridad > Bloqueo de tarjeta SIM desactivé la solicitud de número PIN. Es menos seguro, pero más rápido. Cuando ya domine más el teléfono, entonces le enseñaré a bloquearlo.

He desactivado el número PIN para que el acceso de mi abuela al móvil sea rápido

6. Activar las opciones de accesibilidad necesarias

Rara vez prestamos atención al menú de Accesibilidad de Android (en Ajustes), pero ahí están algunas de las funciones más útiles para personas mayores. Pero no hay que activarlas todas, sino solo las que son necesarias según cada caso.

Para mi abuela, que es miope desde hace décadas, activé Texto grande. También habilité la opción de colgar con el botón de encendido y desactivé la rotación automática de pantalla (para evitar mareos indeseados al girar el teléfono).

7. Activar AppLock para proteger la configuración

AppLock es una de las aplicaciones que recomiendo en el punto 3. Me ha servido para bloquear el acceso a Google Play, a los ajustes de sistema y a la configuración de red. Así, mi abuela no podrá instalar apps ni tampoco modificar la conexión.



Usar AppLock es tan fácil como activar el interruptor para cada app o función de Android, y no se puede desactivar si no se conoce el código de configuración que se define al principio.

8. Instalar un lanzador de aplicaciones simplificado

La pantalla inicial -o launcher- que Android trae por defecto, con sus animaciones e iconos pequeños, no es adecuada para personas mayores que tienen problemas de visión y de motricidad fina, como mi abuela. Por eso he optado por reemplazar el lanzador estándar por uno simplificado. El elegido ha sido Wiser.



Wiser es un lanzador simplificado para personas mayores. Organiza apps y contactos en tarjetas luminosas, con iconos de gran tamaño y textos grandes. Tiene su propio marcador telefónico, con números más grandes y legibles.

Y finalmente, mucho cariño y soporte técnico

Los pasos que he descrito ayudan a convertir un teléfono Android en un dispositivo más amigable, pero no sustituyen las explicaciones en persona. No voy a darle a mi abuela el Android para luego desaparecer, sino que cada vez que la visite le preguntaré, entre otras cosas, cómo le va con su teléfono y si necesita ayuda con alguna app. Quiero ser un buen nieto. 

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu entrada, por útil y por humana.
    Me la apropio, pensando en mi madre. Muchas gracias por compartir.
    Un saludo
    Teresa
    @_damaazul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Teresa por tu aportación. Veo que lo que pretendo en este blog a veces tiene su premio que es vuestro comentario. Un saludo y feliz fin de semana

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Los mejores limpiadores de malware para Windows