Cómo usar memorias USB de manera más segura

Cómo usar memorias USB de manera más segura
Las memorias USB han dejado de ser seguras, pero siguen siendo herramientas fundamentales de nuestra vida diaria, por lo que debemos aprender a adelantarnos a las vulnerabilidades de este tipo de dispositivos.
Son días negros para el almacenamiento de datos en dispositivos electrónicos. En los últimos meses comienza a dar la impresión de que no importa qué tipo de almacenamiento estemos usando, sean formatos físicos o la nube, todos son susceptibles de ser violados y dejar que nuestra valiosa información sea alcanzada por terceros.
Y no, ya no basta con decir que mientras no hagamos nada malo la gente malintencionada interesada en obtener nuestra información no encontrará nada que arrebatarnos. Y es que aunque en algunos casos la información vulnerada se limita a fotografías personales de personalidades, en otros casos menos sonados lo que consiguen llevarse son cuentas con los ahorros de gente que ni siquiera ve venir lo que los golpea.
De nuevo, lejos han quedado los años en que podíamos usar medios como el USB de manera segura. Ahora sabemos que gracias a grandes vulnerabilidades en el estándar es fácil realizar crackeos tan sencillos pero letales como registrar las teclas presionadas en un teclado.
En un mundo que ya no es seguro nunca se puede ser demasiado cauto, y es por eso que ahora más que nunca debemos ser conscientes respecto al uso que hacemos de nuestra información electrónica, y cómo lo hacemos.

Tips para mantenerte seguro

Cómo usar memorias USB de manera más segura
No es para nadie secreto que el sentido común es el mejor aliado cuando se trata de la seguridad, pero a veces hay que ir un poco más allá y trastear un poco con nuestro ordenador y dispositivos externos para lograr un poco más de seguridad.
  • Cifra la información de tu memoria USB: cuando se trata de información sensible a la que solo deberíamos acceder nosotros siempre es recomendable cifrar estos datos.
  • Desactiva el autorun: la función de ejecución automática está pensada para facilitar la vida al usuario promedio, pero puede ser fácilmente aprovechable para ejecutar software malicioso en dispositivos USB que se conecten a nuestro ordenador, por lo que recomendamos desactivar esta función.
  • Utiliza un ordenador con Linux como puente: si tienes un viejo ordenador en casa puedes darle una segunda oportunidad instalando una distribución Linux y usarlo como línea de defensa entre tu ordenador habitual y el resto del mundo. La idea es tener una memoria USB limpia para mover información entre tu ordenador con Windows y el que usa Linux, y este ultimo recibirá el resto de memorias.
  • No dejes conectadas las memorias cuando no las uses: y especialmente intenta no tener conectadas las memorias a tu ordenador cuando hagas uso de servicios bancarios y contraseñas personales.
  • Usa diferentes memorias para el trabajo y propósitos personales: a ser posible, intenta mantener varias memorias dedicadas a cosas concretas y nunca intercambies información entre ellas, así añades una capa extra de seguridad a los datos que te pueden ser vulnerados.

Aplica el sentido común

Cómo usar memorias USB de manera más segura
A veces no hace falta complicarse demasiado la vida, y aunque muchas veces solemos pasar de cuestiones triviales por ser las más sencillas, son justo estas las que nos pueden salvar la vida. Con las memorias USB aplican los mismos consejos que podemos usar en general para mantenernos resguardados de todo tipo de malware.
  • Fabricantes confiables: aunque puedan costar un poco más que muchas marcas chinas, podrían significar una enorme diferencia en lo que a seguridad respecta.
  • Aplica las actualizaciones de software: en el navegador, el sistema operativo, y en general en todo el software que uses. Las actualizaciones suelen aplicar parches de seguridad.
  • Nunca uses memorias desconocidas: especialmente no si te las encuentras en la calle. Lejos de ser un golpe de suerte, podría ser un gran desastre para tu seguridad.
  • Cambia tus contraseñas periódicamente: a veces lo mejor que podemos hacer es adelantarnos a quienes vulneran nuestros datos.
  • Pasa el antivirus de vez en cuando: casi no hace falta decirlo.
  • Ten cuidado con lo que almacenas: intenta no guardar ejecutables o software de origen dudoso en tus memorias USB.
Como ya hemos dicho, aunque probablemente no todo el Internet esté deseando que se filtren las fotografías que almacenamos en la nube, el mundo está llenos de gente que está intentando obtener datos sensibles que podrían hacernos perder mucho dinero y hacerlo imposible de recuperar, por lo que nunca podemos ser demasiado cautelosos con la seguridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010