Lo que debes saber sobre repetidores WiFi

No es raro que en nuestra propia casa tengamos problemas de cobertura WiFi. Dependiendo de la potencia, el router puede no llegar a todas las estancias y para subsanar esta carencia se necesitan repetidores WiFi. Estos dispositivos son capaces de reenviar la señal del router, duplicando su alcance y haciendo posible que la cobertura se reparta por todos los rincones. Es una buena opción para mejorar la conectividad en nuestro hogar pero hay que tener en cuenta algunos detalles antes de lanzarse a comprar uno de estos dispositivos.

Antes de hacerte con un repetidor WiFi te recomendamos consultar estos consejos sobre cómo mejorar la conexión WiFi sin adquirir otro dispositivo. Al fin y al cabo puede haber soluciones más sencillas para mejorar la cobertura, como ubicar en una posición más adecuada el router o colocar otro router viejo haciendo las funciones de repetidor.

Si estas soluciones se quedan cortas hay que plantearse medidas más sofisticadas y la más apropiada es buscar repetidores WiFi. Estos dispositivos deben colocarse en el rango de alcance del router para que puedan reenviar la señal a otros equipos más alejados, así como recibir paquetes de datos de estos equipos y devolverlas al router. Lo más apropiado es procurar distanciarlo lo más posible del emisor de señal, sin que esta se vea perjudicada.

La instalación de un repetidor WiFi es sencilla. Sólo hay que coordinarlo con el router, para lo que ambos dispositivos deben estar conectados por un cable Ethernet. A partir de ahí el software de cada fabricante guiará al usuario en el proceso hasta que pueda desenchufar el cable y colocar el repetidor en el sitio que corresponde.


Sin embargo, puede ocurrir un problema. Y es que la señal del router y la del repetidor se pueden solapar en el tramo en que coinciden. Los dos dispositivos emiten en 360 grados, con lo que hay un espacio donde coinciden el tráfico se multiplica. Esto quiere decir que cuando un equipo dentro de este rango envíe información, esta llegará primero al router y tras un ligero retraso volverá a llegar, habiendo pasado por el repetidor. Esta situación podría ralentizar un poco la conexión a Internet.

También hay que tener en cuenta la velocidad de transmisión de datos que garantiza el repetidor WiFi, un número que como mínimo debe igualar al del router. Los protocolos de seguridad que soporte el dispositivo también tienen que tener al menos la misma protección, para que la señal no se haga más vulnerable.

Diferentes opciones

Son muchos los fabricantes que producen repetidores WiFi. En general se trata de las compañías proveedoras de infraestructura de red, incluidos los routers. Entre las marcas más reconocidas en este terreno están Cisco, con su serie Linksys, que ofrece tanto routers como repetidores. Netgear es otra de las opciones a consultar para adquirir uno de estos dispositivos, debido a la experiencia de la empresa en soluciones de red.

Fabricantes como D-Link, TP Lynk o Anker también se cuentan entre los que ofrecen distintos modelos de repetidores WiFi. En cualquier caso suele ser mejor adquirir un repetidor de la misma marca que nuestro router, pues la compatibilidad está asegurada y la configuración siempre será sencilla.

Imágenes: Scott Beale y Saad Irfan

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos