Cómo mejorar la privacidad en Windows 10

Privacidad en Windows 10
Desde el lanzamiento de Windows 10 se han sucedido las críticas sobre la recolección y uso de información personal que Microsoft realiza con el nuevo sistema operativo. Algunas son furibundas y hablan directamente de ‘gran hermano’ y de espionaje de todo lo que hace un usuario. La privacidad en Windows 10 está cuestionada pero a nuestro juicio es exagerada ¿Microsoft espía al usuario o éste no configura adecuadamente el sistema?
Las noticias sobre los programas de espionaje masivo de agencias como NSA y la supuesta connivencia -por acción u omisión- de las grandes tecnológicas han disparado la preocupación del usuario sobre las cuestiones de privacidad. Preocupación que no es nueva y compañías como Google, que viven mucho más que Microsoft del manejo de información, saben mucho de ello y reciben reproches y denuncias por doquier. No todas sin fundamento, ojo, aunque conviene citar que un mundo totalmente conectado conseguir el 100% de privacidad simplemente es imposible y el uso de la mayoría de servicios y aplicaciones llevan consigo un cierto sacrificio en privacidad.
Como Google en Android, Microsoft en Windows 10 ha integrado y conectado como nunca esas aplicaciones y servicios en torno a su sistema operativo como hemos visto en OneDrive. La experiencia completa con el sistema operativo y aplicaciones viene dada por la conexión bajo una cuenta ID de Microsoft y ello conlleva “perder privacidad” sí o sí. Un ejemplo simple es cuando utilizamos la aplicación de mapas y activamos la ubicación.
Por otro lado, Microsoft recopila datos anónimos de los eventos del sistema “para mejorar la experiencia de usuario”, un aspecto recogido en el acuerdo de licencia del sistema y en el “Contrato de Servicios de Microsoft”, cuyas condiciones se activan cuando utilizamos una cuenta de la compañía. Cierto es que -como todos estos contratos- es demasiado amplio y difícil de entender pero cuando aceptamos sus términos ya estamos dando el consentimiento expreso.
No vamos a seguir con la parrafada porque el debate sobre privacidad sería eterno. Lo hemos hablado en múltiples ocasiones, casi todas con Google en el punto de mira, la última con protagonismo en la aplicación ‘Fotos’. Por ello preferimos optar por un enfoque más práctico y compartir como vosotros la personalización de la privacidad en Windows 10. 

Desde la misma instalación

La instalación de Windows 10 sea mediante la actualización de sistemas anteriores como desde imágenes ISO es bastante automatizada pero antes de finalizar la misma se activan un par de pantallas de configuración que afectan a la privacidad. Si te interesa, no utilices la configuración automática y opta por la personalizada aunque tendremos acceso a esas mismas opciones dentro del sistema.


Windows10VM_11


Más importante que la configuración que se envía a Microsoft, especialmente importante es considerar las opciones sobre conexión a redes públicas Wi-Fi “sugeridas” y la conexión automática a “redes compartidas por tus contactos”. Personalmente lo primero no me preocupa confiando en el uso que Microsoft haga de esos datos anónimos pero lo segundo lo desmarcaría siempre por la inseguridad intrínseca de las redes públicas Wi-FI. Tampoco hay garantías con las redes de contactos.


Windows10VM_12


La última pantalla de configuración es acceder a nuestra cuenta de Microsoft. Como hemos hablado arriba, útil para acceder a todos los servicios y aplicaciones de Microsoft que usamos (OneDrive, Outlook, etc) o conectar con otros equipos etc. Si haces de la privacidad tu cuestión central omite esta pantalla. Siempre puedes acceder después si lo piensas mejor. Windows 10 también trabaja con una cuenta local que puedes utilizar para autenticación y acceso.


Windows10VM_13


Dentro de Windows 10

Microsoft ha implementado una sección dedicada a la privacidad en la configuración del sistema. Si otra de las críticas a Microsoft (esta sí con fundamento) es la activación por defecto de la mayoría de opciones de privacidad la verdad es que no podemos quejarnos del nivel de personalización de la misma porque son nada menos que trece apartados distintos.


Windows10_privacidad_4


Accedemos a ella por ejemplo desde el Menú de Inicio-Configuración-Privacidad:


Windows10_privacidad_2


Unas son más generales y tienen que ver con el uso de tu ID (cuenta Microsoft) para ofrecer publicidad o la activación de la Ubicación, un aspecto personalizable al máximo ya que se puede desactivar por completo o activarlo por cada una de las aplicaciones.


Windows10_privacidad


La cámara y el micrófono tienen su apartado dedicado y también se pueden configurar por aplicaciones. Como el asistente virtual Cortana al que podemos permitir (o no) reconocer la voz y la escritura de cada usuario.
Se puede desactivar el acceso a la información de cuenta de las aplicaciones, el acceso de las mismas a nuestros contactos, al calendario o a las señales de radio como Bluetooth.
También existe una pantalla dedicada para permitir la sincronización entre dispositivos como las conexiones al PC de un tablet o smartphone y uso de aplicaciones de confianza en estos casos.
Además de privacidad algunas de estas pantallas de configuración también inciden en el apartado del rendimiento como las que configuran el funcionamiento de las aplicaciones Modern UI instaladas. Si no las usas puedes desactivar su funcionamiento en segundo plano.
Como ves, las opciones de personalización son muy amplias. Revísalas sin prisa atendiendo a tus necesidades y/o preocupación por la privacidad.

Cuentas

Dentro de la aplicación de configuración también tenemos acceso al apartado de cuentas y aquí es donde podemos elegir el inicio de sesión con una cuenta local o con una cuenta Microsoft. Incluye opciones de seguridad para inicio de sesión por contraseña, pin o imagen o la posibilidad de conexión a redes empresariales o educativas.


Windows10_privacidad_3


También incluye un apartado “Tu familia y otros usuarios” para configurar el acceso al equipo de familiares o de terceros, aunque en ambos casos requerirá que e conectes con tu cuenta de Microsoft.  En este apartado de cuentas podemos configurar la sincronización individual de aspectos del sistema como temas o preferencias, contraseñas o configuración del explorador.

Windows Update Delivery Optimization

Ayer te hablábamos de la forma de configurar las actualizaciones del sistema para evitar que algunas de ellas comprometan la estabilidad del sistema pero ya en marzo, te anunciábamos que Windows 10 ofrecería actualizaciones vía redes de pares P2P. La opción ha terminado de concretarse en la versión final y consiste en la descarga de aplicaciones y actualizaciones de Windows desde otros PCs además de Microsoft.
Ello puede ayudar a acelerar las descargas a cambio que el usuario ceda una parte del ancho de banda. Además, es posible que el PC envíe actualizaciones y aplicaciones de Windows a otros equipos de la red local o a otros equipos en Internet. Si no terminas de ver claro esta función puedes desactivarla en Configuración-Actualización y seguridad- Windows Update-Opciones avanzadas-Elegir el modo que se entreguen las actualizaciones.


Windows10_privacidad_5


Conclusiones

La privacidad en Windows 10 (al 100%) es imposible (como en cualquier tipo de software) en el momento que instalas el sistema y aceptas el contrato de uso. Si quieres acceso a una experiencia de usuario completa en Windows 10, con acceso a las aplicaciones y servicios de Microsoft, es obligatorio acceder con una cuenta ID de Microsoft que de nuevo te obliga a aceptar las condiciones del servicio.
No nos gusta que muchas opciones de privacidad estén activadas por defecto aunque afortunadamente las opciones de configuración son amplísimas, bien accesibles y transparentes. El usuario no solo puede sino que debe revisarla para ajustarla a sus preferencias.
Finalmente, comentar que a nuestro juicio la polémica sobre la privacidad en Windows 10 es exagerada teniendo en cuenta lo expuesto. No difiere -por ejemplo- de la configuración de un terminal móvil con Android ni de otro tipo de software que trabaje en la era de conectividad total en la que vivimos. Instalar Windows 10, Android o cualquier tipo de software supone un ejercicio de confianza en el tratamiento de los datos que vaya a realizar el fabricante y la entrega de una parte de nuestra privacidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010