9 actividades para mejorar la creatividad

9 formas de ser más creativo en tan solo 10 minutos



Para ser más creativo solamente hace falta tesón, ilusión, un poco de tiempo y buenas ideas. Hoy te traemos nueve propuestas para mejorar esta cualidad en tan solo diez minutos.




La creatividad siempre ha estado culturalmente rodeada de mitos, envuelta en un halo de misterio y vista como un don natural e inamovible en lugar de una capacidad elástica que todo el mundo puede desarrollar.
Si quieres ser más creativo, puedes aprender, practicar y desenvolver una serie de técnicas, al igual que lo harías para aprender a patinar, practicar surf o hacer malabares. De hecho, cuanto más la integres en tu vida diaria, mejores resultados obtendrás y más elástica se volverá tu mente.


Hoy te traemos una original propuesta, consistente en que pruebes a desarrollar alguna de estas nueve sugerencias desarrolladas por Larry Kim para impulsar tu creatividad. Puedes adoptar cualquiera de ellas en los próximos 10 minutos. La clave reside en perder la vergüenza, soltarse la melena y no temer la innovación.
  • Garabatea algo: Desde que éramos tiernos infantes e íbamos al colegio, se nos ha enseñado que los garabatos distraen y que no era correcto hacerlos en clase, ya que se consideraban sinónimos de falta de concentración. ¡Craso error! Pueden ayudarte a aumentar tu compromiso, centrar tu atención, tener nuevas o ideas y mejorar tus habilidades cognitivas. Algunas empresas ya animan a garabatear en las reuniones y Sunni Brown, autor de “The Doodle Revolution”, señala que algunos de los más grandes genios como Steve Jobs lo hacían para estimular su creatividad.
  • Apúntate a un taller o clase de algo que nunca hayas hecho: Cerámica, ganchillo, pintura, manualidades, restauración de muebles, danza, teatro, nuevos instrumentos, cocina… ¡Existen infinidad de opciones! Ser principiante en una nueva actividad puede brindarte numerosas puertas hacia la creatividad, además de despertar una nueva motivación. 
  • Cambia tu entorno: Tal vez una lámpara de colores, una colección de cactus, puzzles, juegos de mesa o una piscina de bolas sean apropiados en tu entorno de trabajo, algo que ya ponen en práctica numerosas empresas abanderadas de la gamificación como Google, que proporciona a sus empleados desde canchas de voleibol a cerveza gratis. Es importante que, al igual que los niños están llenos de energía creativa, te sientas cómodo en un espacio para generar ideas. No rechaces la diversión para adultos o la extravagancia como fuentes de estímulo.
  • Expresión corporal como fuente de energía creativa: A pesar de que se suele hacer hincapié más en técnicas mentales y colectivas como el brainstorming, lo cierto es que puedes apostar por un enfoque físico para la resolución creativa de problemas. Desde dar un paseo con música al aire libre a practicar disciplinas como el yoga o desarrollar ejercicios de comunicación gestual propios del teatro, todas estas técnicas amplían tu mente y te hacen más creativo y receptivo a abrir tu imaginación.
  • Comienza tu propio libro de bocetos: Al igual que bailar o cantar, no importa que pintar no sea tu fuerte. Realizar dibujos a mano es una manera fantástica de preservar los recuerdos, plasmar ideas, contar historias o volcar tus pensamientos. Compra un cuaderno pequeño y llévalo siempre en tu bolso o mochila, aunque sea para hacer bocetos de cosas cotidianas. Disfruta del proceso sin analizar los resultados, ya que unos minutos al día pueden ser un trampolín importante para tu creatividad.
  • Ten juguetes a tu alcance en el escritorio donde trabajas: Muchos expertos aluden a la importancia de construir cosas con las manos en lugar de limitarse a escribir con un teclado para revolver tus entrañas creativas. Desde plastilina o Play-Doh a juguetes Lego, ten a mano estos materiales para pensar mientras construyes tus propias creaciones.
  • Escribe Flash Fiction: Puede que no tengas demasiado tiempo o creas que la narrativa no es lo tuyo, pero te aseguramos que esta técnica es genial para desenvolver tu imaginación. Una pieza de Flash Fiction debe tener un límite de 100 palabras -u otro que te marques, pero siempre de corta extensión-. Atrévete con un mini relato de ficción escrito en base a cualquier tema que se te ocurra. Puedes hacerlo a mano o unirte a alguna comunidad online para intercambiar creaciones.
  • Atrévete con la prueba de los 30 círculos: Este ejercicio creativo fue inventado por el investigador Bob McKim, y también ha sido popularizada por la charla TED de Tim Brown titulada “Tales of creativity and play”. Consiste en coger un pedazo de papel y dibujar 30 círculos. A continuación, en tan solo un minuto, adapta tantos círculos como puedas en objetos, como un balón de fútbol, un sol o un duende, por poner varios ejemplos. ¿Serás capaz de completar los 30? Los niños suelen poder, y tu habilidad mejorarás cuantas más veces completes el ejercicio.
  • Role-playing: Esta es una técnica psicoterapéutica realizada en grupo y consistente, como su propia etimología indica, en jugar a ser otro e intercambiar los roles. Al ser capaz de ponerte en los zapatos de otra persona trabajarás la empatía, desengrasarás tu imaginación y encontrarás poderosas soluciones innovadoras a los problemas cotidianos. En este artículo puedes explorar mejor la técnica y visualizar un ejemplo práctico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos

Edita todas tus fotografías a la vez gracias al procesado por lotes