Ejercita tu cerebro con estas siete actividades



El paso del tiempo es inevitable, y con él, el deterioro progresivo de nuestro cuerpo y sus órganos. Por eso es normal que las personas de mayor edad tengan pérdidas de memoria a corto plazo y sus capacidades neuronales y de procesamiento de la información vayan mermando. 

Sin embargo, sí podemos conseguir que estos efectos se manifiesten en menor medida y que lleguemos a la vejez, si no en plenitud, con muchas de nuestras capacidades intactas. Según los neurólogos, si realizamos una serie de actividades sencillas podemos agilizar y entrenar nuestro cerebro para que sus capacidades se mermen lo menos posible.

Algunas de ellas te sorprenderán por su simpleza:




La lectura


Ya sean novelas, cómics, periódicos o blogs, los investigadores del cerebro aseguran que la lectura mejora el funcionamiento cerebral en muchas de sus áreas, porque estimula el desarrollo neuronal mientras absorbemos información. Leer flexibiliza aquellas partes cerebrales relacionadas con la resolución de conflictos o la interpretación de lo que otros nos están diciendo. Además ejercita la memoria basada en el aprendizaje previo, lo que supone más y mejores conexiones neuronales, y ejercita las partes del cerebro relacionadas la imaginación .







Aprende a tocar un instrumento musical

Durante años, los neurólogos han realizados diversas investigaciones con las que comprobaban los numerosos beneficios que tenía para los niños y sus funciones cognitivas el hecho de tocar un o vamos instrumentos musicales. Y es que incrementa la sustancia gris cerebral, relacionada con el procesamiento de información, y construye mejores conexiones neuronales entre los dos hemisferios del cerebro, lo que permite que trabajen juntos de forma más óptima.

Unos efectos que, si bien hasta ahora se habían confirmado en los niños, recientemente han comprobado que tienen su réplica en personas de cualquier edad.






Realiza ejercicio de forma habitual

El ejercicio ayuda a producir una proteína presente en la sangre, la BDNF, responsable del desarrollo de la memoria y el enfoque. Cuando esta llega al cerebro, las células allí presentes la absorben, con el consiguiente beneficio.

Para demostrarlo, un grupo de científicos irlandeses realizó una prueba con un grupo de hombres y mujeres sedentarios, a los que sometieron al visionado de varias fotografías de personas desconocidas, con sus nombres y apellidos. Después la mitad de ellos realizaron una prueba física sobre una bicicleta estática, para después someter a un test de memoria a cada una de las secciones, la que se había ejercitado y la que no. Como era de esperar, el promedio de aciertos del grupo que sí había hecho ejercicio fue notablemente mejor.






Aprende un nuevo idioma


Ademas de los beneficios comunicativos intrínsecos que acarrea saber hablar en más de un idioma, también está demostrado que agiliza nuestro cerebro. Las personas bilingües tienen más materia gris que las que sólo entienden una lengua y pueden realizar más de una tarea porque desarrolla las zonas cerebrales relacionadas con el razonamiento, la planificación y la memoria.

De nuevo varios estudos demuestran esta afirmación: se han realizado investigaciones con niños en cuyos hogares se habla, además de la materna, una lengua extranjera, y el hecho de escuchar sonidos en dos idiomas diferentes les obliga a ordenarlos para entender qué idioma es el que están escuchando en cada momento, acelerando el funcionamiento cerebral. Pero es más, ahora se sabe que el aprendizaje de un nuevo idioma a cualquier edda tiene el mismo efecto positivo en nuestro cerebro.








Practica el aprendizaje acumulativo

¿Qué es el aprendizaje acumulativo? El proceso en el cual sumamos nuevos datos e información a conocimientos con los que ya contábamos con anterioridad. Un buen ejemplo de aprendizaje acumulativo son las matemáticas: estas funcionan como si fueran capas, a medidas que adquirimos un cocimiento, como son la sumas y las restas, vamos sumándole otros, como el álgebra o las ecuaciones.

Esto, que se observa comúnmente en los colegios, es algo que, según los neurólogos, deberíamos seguir haciendo posteriormente. Los científicos aseguran que si progresamos en nuestros conocimientos, agudizamos la memoria, mejoramos la capacidad de resolución de problemas e incluso en el lenguaje.






Haz puzzles y juegos de estrategia

Piensa que tu cerebro es como un músculo o un ordenador. Cuanta más información recopile, más funciones podrá desarrollar, y cuanto más lo ejercites, más fuerte se hará. En término neuronales, esto se traduce en plasticidad. Esta se logra cuando recopilamos información, pensamos o recordamos. Una forma muy útil de obligarnos a hacer todo esto es con puzzles, realizando algo ejercido de pensamiento deductivo o con juegos de estrategia como el ajedrez.







Medita o practica yoga

Hace poco te contábamos que levantarte por las mañanas con una poco de margen para meditar mejoraba tu productividad. Pues bien, es un hecho avalado científicamente: los neurólogos aseguran que permite controlar mejor el pensamiento, lo que influye en la concentración, la memoria y el aprendizaje.

Esto se ha observado en estudiantes, que tras meditar hacían mejores exámenes, pero también en las personas de mayor edad que dedican unos minutos de su jornada a meditar y cuya materia gris cerebral está más desarrollada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Sample Focus, una sencilla web para descargar muestras de sonidos